El que peca y reza… siembra

El que peca y reza… siembra

Cuenta la leyenda que a estas tierras llegó un sacerdote bastante práctico y muy visionario. Cuando llegaban los feligreses a su iglesia para confesar sus pecados, después de escucharles en el confesionario, les mandaba una penitencia muy particular.

¿A dónde piensas huir sin mí?

¿A dónde piensas huir sin mí?

Su voz se escuchaba temblorosa en la línea telefónica. Me llamó para agradecerme por la larga amistad que habíamos tenido.
Algo en su tono sonaba mal. Parecía una despedida.

Té para dos en mi balcón

Té para dos en mi balcón

Estar fuera de casa no es fácil. Vivir en el extranjero es otro nivel. Escuchar un idioma diferente y una cultura que nada tiene que ver con la tuya, trae nostalgia por lo nuestro. Pero hay dos cosas que siempre me conectan con mi tierra: el té y las aves.

0
Carrito Green
  • No products in the cart.